Por qué los cascos de moto no son adecuados para el karting

- Close Up
Un análisis superficial de los accidentes, de la forma o del acabado del casco podría llevar a pensar en prestaciones equivalentes, pero no es así: el karting requiere un casco diseñado específicamente para el automovilismo.


Como informamos en un especial publicado en nuestra Revista, las diferencias entre un casco de moto y uno destinado al automovilismo y el karting no son pocas, al contrario de lo que podría pensarse en un principio, como subraya un técnico de un importante fabricante de cascos: "Partimos de la posición del piloto en el vehículo. Pensando sólo en la posición de conducción de un piloto sobre una moto de carreras, que está inclinado hacia adelante, queda claro casi de inmediato que en el karting la dinámica es completamente diferente: casi contraria, podríamos decir. Una posición semi reclinada del torso hacia atrás -que en realidad es la de un kart- crea un impacto diferente con el aire. Por este motivo, el sistema de ventilación de un casco de karting es completamente diferente al de un casco de moto: una canalización específica de los flujos de aire que penetran en el interior de la estructura del casco permite, por ejemplo, evitar que la visera se empañe".

La fijación de la visera merece una discusión aparte. En un casco con homologación para motociclismo, se requiere un sistema de liberación rápida de la visera. Como también se desprende de muchas caídas espectaculares en motociclismo, en caso de impacto, es común que ésta se desprenda del casco incluso después de impactos no directos. Aunque hay fabricantes que suministran tornillos de refuerzo (como accesorios) en la gama alta de estos cascos, la mayoría de cascos de moto no traen de serie sistemas de fijación de visera. En el karting, y esto es una herencia del casco de automovilismo (de donde derivan los cascos de karting), la visera se fija, según las especificaciones SNELL, mediante múltiples tornillos que impiden que se desprenda en caso de colisión. Pensemos en aquellos casos en los que un piloto es golpeado a la altura de la cabeza -incluso frontalmente o lateralmente- por otro kart, en el caso más bien clásico de un kart que "despega" tras un contacto rueda con rueda: en estos casos es fundamental que la visera no se desprenda para que la cara del piloto pueda quedar completamente protegida. En esta misma zona crítica del casco, la visera se cierra de forma diferente a la de un casco de moto: si se intenta prestar atención, el cierre de la visera de un casco de moto se produce de forma gradual, casi a tirones, uno tras otro. En el caso de un casco de karting no hay clicks intermedios, la visera se cierra herméticamente sin posibilidad de posiciones 'intermedias' entre abierta y cerrada.

También hay que añadir que la forma del casco tiene en cuenta la dinámica particular de nuestro deporte: pensemos en la mentonera. Dado que el piloto está en una posición 100% frontal al aire que le golpea (al conducir una moto de carreras el piloto tiene la cabeza inclinada hacia abajo la mayor parte del tiempo), la mentonera es más ancha, con el objetivo de limitar el aire. que llega al piloto desde el frente a través de la abertura frontal. Por último, el sistema de cierre: en todos los modelos de karting hay doble aro, que es el estándar para el uso en carreras (incluso en motos), mientras que muchos modelos de cascos de moto, aunque de gran calidad, utilizan el sistema micrométrico en el que, a la larga, , no se puede descartar una avería."

Puede encontrar aquí la lista de cascos en proceso de homologación aprobados por la FIA.

Newsletter

Stay tuned!
Inscríbete a nuestras newsletters
Follow Us on Facebook