La evolución en el diseño de los cascos

Columns: Focus
El comienzo de un año, trae siempre ilusiones renovadas de cara a una nueva temporada, y en algunos casos, también un nuevo diseño del componente más importante de la equipación del piloto: el casco. Compartimos en esta ocasión, el artículo y entrevista de nuestro compañero Fabio Marangon a Gianluca Croci, uno de los pioneros italianos de la gráfica en Motorsport, autor también del diseño del casco con los colores de Vroom, sobre la evolución de la estética del elemento para personal y distintivo en pista de los pilotos.


En la cultura siberiana está prohibido hacer preguntas sobre tatuajes, porque los tatuajes tienen que ver con quién eres, con tu historia familiar, con la naturaleza misma de tu vida. Por eso, hace unos diez años, un conocido escritor de esos territorios no ocultaba su consternación al descubrir que una práctica tan significativa como el tatuaje, que siempre había caracterizado su imaginación, se reducía a un catálogo para hojear aburrido mientras le toca el turno a uno de los mil tatuadores que han brotado como hongos en los últimos veinte años, la época de máximo auge del tatuaje a escala mundial. Se establece un paralelismo simple con la forma en que hemos visto crecer la popularidad del diseño de cascos.

Desde hace más o menos veinticinco años, siguiendo la línea de las grandes fórmulas, muchos diseñadores se han labrado también un nombre en el karting que han comenzado a teñir las siempre "demasiado blancas" cabezas de los pilotos en pista: desde los primeros diseños muy básicos, con algunas referencias a la bandera del país de origen o a las propias iniciales, con gráficos cada vez más complejos y cada vez menos 'diseñados al 100% por el piloto', pero cada vez más receptivos a un modelo de "mercado". El tema excluye las 'réplicas', que durante un período fueron una verdadera moda (¿cuántos cascos Senna Réplica vimos durante las décadas de 1990 y 2000?) pero que ahora se ven cada vez con menos frecuencia, también porque la cima de la Fórmula 1, con la multigrafía y las obligaciones hacia los patrocinadores, ha dejado de ser tan representativa y única en los colores. El pretexto para hablar de ello con uno de los diseñadores más conocidos no solo en el ámbito del automovilismo, Gianluca Croci de Kaos Design, fue la petición de personalizar el casco que utilizo en pista en algunas carreras y en mi tiempo libre, un casco que podría representar algo sobre mi, mi revista, mi amor por este deporte y mi historia personal de amor por el karting. Un casco que no fue "elegido de un catálogo" o simplemente "lo quiero como el del piloto que vi en Instagram".

«Al principio fueron los americanos – comienza Gianluca – o más bien alguien que empezó a hacer cosas nunca antes vistas en los cascos, dando a cada piloto la posibilidad de ser reconocible, y esto en cualquier disciplina automovilística: Cross, Formula, Rally. Pero luego la customización pronto se convierte en serial, e incluso los grandes nombres de la época (estamos hablando de la época entre los 80 y los 90 - época en la que nació Kaos Design) empiezan a comercializar los kits de pegatinas...»

Entendámoslo mejor: ¿cómo se pasa de gráficos únicos a un producto 'de mercado', por lo tanto, poco 'personal'?
«Hay que hacer una premisa: por un lado estamos hablando de algo creativo, de colores y gráficos, pero por otro estamos describiendo un mecanismo emprendedor. El diseño de cascos, pero no solo de cascos, no es para aficionados, o mejor: estandarizar los gráficos te permite crear la base para que el negocio se levante, por lo que no estamos hablando de algo necesariamente 'negativo'. Hay tendencias que un buen diseñador sabe interpretar y luego obviamente hay factores externos que influyen en las solicitudes que recibes. Toma los cascos de Senna, Mansell, los pilotos ídolos de la multitud cuando comencé, reconocías esos cascos en una fracción de segundo. En ese momento, era normal esperar que un piloto joven de kart, pidiera gráficos esenciales y reconocibles inspirados en esos conductores. Pensemos en el vértice de la pirámide actual: los cascos de los propios pilotos de Fórmula 1 son apenas reconocibles, con algunas pequeñas excepciones, y es normal que esto repercuta en toda la "cadena" de diseño de cascos, hasta los más jóvenes o aficionados de karting. Y por último, no se puede pasar por alto que a estas alturas los patrocinadores han desvirtuado por completo nuestro trabajo: si le quitas el espacio que le han reservado al casco de un profesional, ¿qué queda por trabajar en colores y líneas?»

Ya. En los niveles más altos, los pilotos ahora tienen diferentes diseños, a menudo decididas por el patrocinador, para cada GP y, por lo tanto, adiós a la "reconocibilidad". 
“Tengo una anécdota divertida sobre esto. Hace unos años, como Kaos Design decidimos (pese a tener varios pilotos de F1 en nuestra base de clientes) romper con la FIA cuando Ecclestone decidió que los gráficos de los cascos deberían haberse 'presentado oficialmente' a principios de año. reglamentariamente sin poder ser cambiado durante el año de carrera. Nosotros, que prácticamente habíamos "diseñado" la personalización carrera a carrera, decidimos que ese recorte reglamentario a nuestro trabajo era una afrenta y salimos de esa etapa. Da una sonrisa pensar que hoy en día, con la dirección mucho más centrada en la parte “show” de la Fórmula 1, los gráficos personalizados con respecto al evento se han convertido en un estándar. Basta pensar que en su momento uno de nuestros cascos fue "censurado" por el mismísimo presidente de Venezuela... tanto nos gustaba usar la creatividad también para provocar» (Kaos Design era el diseñador de Pastor Maldonado, entonces piloto de Williams - risas - Ndr.).

Luca Croci realmente da la impresión de ser un "banksy" del Motorsport, aunque conciliar el aspecto empresarial con la seguridad no es una broma, al contrario. 
«Dos cosas no hay que olvidarlas: la primera es que el casco salva la vida de los pilotos, ya que dentro llevas lo más preciado de la vida, tu cabeza. La segunda es que, de alguna manera, el trabajo debe simplificarse para poder suministrar el producto en el momento adecuado: ni demasiado rápido - un casco personalizado requiere tiempo, especialmente para que su integridad no se vea comprometida - ni demasiado lento: el piloto lo necesita para correr, pocos gráficos, poco negocio. Estos factores también han influido en la naturaleza de la gráfica actual: una base 'estándar' (esas que nos parecen 'todas iguales') te permite acelerar el proceso de pintado que, créeme, lleva mucho tiempo si se hace bien. No hay duda de que este es un sector en el que muchos han comenzado a operar a lo largo de los años, y por eso también se ven tantos gráficos que son todos muy similares. El proceso de pintura se ha estandarizado de alguna manera para permitir que los buenos diseñadores compitan con los muchos que, menos estructurados y enfocados solo en cascos, operan en un mercado que ahora es bastante 'libre', pero ojo, volviendo al tema de la seguridad, dentro del casco va tu cabeza.»

¿Pintar un casco podría dañarlo y hacerlo 'menos seguro'? ¿Es esto lo que quieres decir? 
«Simplifiquemoslo: hacer un trabajo lo más rápido posible es un problema de todos. Si se desea, las fases de procesamiento se pueden reducir al mínimo. Fondo, color, transparente, que son las tres etapas de la pintura. Por nuestra parte, trabajamos con los criterios de la pintura industrial: imprimaciones, masillas epoxi, fondos colorables, color, barnices de altas prestaciones y retardadores de llama (requeridos por SNELL). Un casco se desmembra por completo, se quita todo y se tira para luego ser reemplazado por piezas nuevas, juntas, cualquier parte del sistema de ventilación. El tapón de 'poliestireno' se retira durante el proceso, dado que las altas temperaturas de los hornos podrían dañarlo irreparablemente, así como los disolventes con los que podrían entrar en contacto. Esta abundancia de mano de obra permite mantener bajos los pesos con los que la pintura afectará el peso final del casco y todos saben cómo incluso unos pocos gramos pueden afectar el rendimiento del propio casco. En nuestro caso, una pintura completa tiene un peso medio de unos 25-30 gramos: os aseguro -o más bien os lo aseguran nuestros pilotos- que la diferencia se nota.»

Entonces, ¿sigue siendo posible 'destacar' gracias a los gráficos de tu casco? 
«Obviamente no podemos ser extremistas, como se mencionó antes, el mundo ha cambiado, nuestro mundo ha cambiado y por lo tanto hoy en día lo que ves en la pista es generalmente lo que se le pide al diseñador que haga, muchas veces inspirado en otros cascos vistos en la cabeza de otros pilotos. Hay varias referencias de las que "copiamos" - los "top" drivers - y por lo tanto hoy en día es a menudo de esas referencias de las que partimos: no trabajar en ciertas solicitudes eliminaría a un gran número de pilotos (que son clientes para nosotros). Sin embargo, sigue siendo agradable trabajar en los cascos, que para nosotros son, en cualquier caso, una pequeña parte del trabajo que hacemos, y escuchar al piloto que te confía su casco decir "sorpréndeme". De hecho, NO hago lo que la gente me pide que haga, porque generalmente la gente me pide lo que yo se hacer. »

Created by: jomedas - 03/01/23

Navegar por Secciones

RACES

INTERVIEWS

ON THE TECHNICAL SIDE

FROM KART TO F1

OPINION

PRÓXIMAS CARRERAS

Newsletter

Stay tuned!
Inscríbete a nuestras newsletters