La seguridad lo primero: el casco

Columns: Special
Entre los elementos de protección de un piloto de karting, sin lugar a dudas el casco es el más importante, máxime teniendo en cuenta que conduce un vehículo desprovisto de carrocería, y por lo tanto, más expuesto a posible impactos. Nos disponemos a mostrar las características y propiedades de los cascos específicos para karting, desarrollados en los últimos años por los fabricantes del mercado (Archivo Vroom, por F. Marangon)


Para el karting, en un principio se partió de modelos de casco claramente inspirados en el automovilismo, usando de hecho las mismas "calotas", que luego se adaptaron gradualmente a las características de nuestra disciplina (campo de visión más amplio, eliminación de apéndices aerodinámicos, peso). Sin embargo, donde se pueden apreciar más diferencias, sería en la comparación con los cascos de moto.

Las diferencias no son pocas, al contrario de lo que uno podría pensar, tal y como indica Paolo Donadei, uno de los jefes de investigación y desarrollo de Sparco, empresa histórica en el campo del equipamiento del piloto, que también ha estado presente en el mercado de cascos de competición para automóviles y karts durante varios años: “comenzando por la posición en el vehículo, la del piloto de karting es opuesta a la de un piloto en una moto de carreras, que estaría inclinado hacia adelante",

"Una posición del torso medio recostada hacia atrás, como la del kart, crea un impacto diferente con el aire. Por esta razón, el sistema de ventilación de un casco de karting es completamente diferente al de un casco de motocicleta: una canalización específica de los flujos de aire que penetran dentro de la estructura del casco permite, por ejemplo, evitar el empañamiento del visera".

"Una mención aparte - continúa Donadei- merece la fijación de la visera. En un casco con homologación ECE (para motociclismo) se requiere un sistema de liberación rápida de la visera. Como también se puede ver en muchas caídas espectaculares en el motociclismo, en caso de un impacto, es frecuente que se pueda liberar del casco incluso después de impactos directos. Aunque hay fabricantes que suministran tornillos de refuerzo en la gama alta de estos cascos, la mayoría de los cascos de motocicleta no tienen sistemas de fijación de visera como estándar. En el karting, y este es un legado del casco de carreras (del que derivan los de karting), la visera se fija, según las especificaciones de SNELL, por medio de varios tornillos que evitan el desprendimiento en caso de un impacto".

"Pensemos en aquellos casos en los que un piloto recibe un impacto en la cabeza, incluso desde el frente o desde el costado, por otro kart en el caso bastante clásico de un kart que 'despega' después de que una rueda entre en contacto con otra rueda: en estos casos es esencial que el desprendimiento de la visera no tenga lugar para que la cara del piloto pueda estar completamente protegida. En esta misma área crítica del casco, la visera se cierra de manera diferente al casco de la motocicleta: si intenta notarlo, el cierre de una visera de un casco de motocicleta se produce gradualmente, con puntos intermedio. En el caso de un casco de karting no hay "clics" intermedios, la visera se cierra herméticamente sin la posibilidad de posiciones 'intermedias' entre abierto y cerrado".

"También hay que indicar que la forma del casco en sí, tiene en cuenta la dinámica particular de nuestro deporte: pensemos en la mentonera. Con el piloto en una posición que es 100% frontal con respecto al aire que lo golpea (en el asiento de una motocicleta, el piloto tiene la cabeza inclinada hacia abajo la mayor parte del tiempo), la mentonera es más ancha, con el propósito de limitar el aire que llega frontalmente al piloto a través de la abertura frontal".

La fundación SNELL
Snell es una fundación nacida en los Estados Unidos en 1957, que lleva el nombre de William 'Pete' Snell, un piloto de coches que falleció trágicamente el año anterior en un accidente en el que su vehículo sufrió un vuelco, detectandose después que su casco no era el adecuado. La Fundación nació en su nombre de inmediato y siempre mantuvo la neutralidad con respecto a los constructores de acuerdo con el propósito que persiguen sus estándares: la seguridad de cualquier persona sentada al volante de un automóvil de carreras o conduciendo una motocicleta (SNELL establece el estándar también para otros tipos de cascos protectores)

El camino para la certificación de un casco por parte de Snell no es corto para el fabricante: se comienza enviando uno o más prototipos que se someten a varias pruebas antes de ser puestos en el mercado. Estas pruebas, que preceden a la promoción y venta de los propios cascos, son seguidas por otras realizadas con el método de "muestra", o tomando muestras de cascos de los respectivos almacenes de los fabricantes cuando ya están en el mercado. La cantidad de cascos utilizados para esta segunda prueba está determinada por la cantidad total de cascos producidos y comercializados (para estar seguros de la fidelidad de las pruebas, los cascos a menudo se compran sin el conocimiento de los fabricantes en las tiendas). Si los resultados de las pruebas de muestra revelaran algo diferente de cuando se lanzó la homologación, Snell retiraría instantáneamente la homologación del modelo en cuestión y le pediría al fabricante, si no fuera posible resolver el problema detectado, la devolución de las "etiquetas" de certificando la homologación.

El dibujo muestra las diferentes 'capas' que forman un casco de karting: la carcasa interna, generalmente compuesta de poliestireno expandido (EPS) y la carcasa externa, en la que las capas de fibra compuesta y/o fibra de carbono, a menudo se alternan. Sin olvidar que se realiza un gran trabajo de protección pasiva mediante el acolchado del casco, el que está en contacto con el cráneo: un detalle que siempre es bueno evaluar cuidadosamente durante la compra.

LOS TEST
La directriz de Snell es proteger el cerebro. De hecho, un casco reproduce algo ya presente en la naturaleza: el cráneo. Así que piense en su cabeza (o más bien los bienes 'preciosos' que se protegerán en su interior, su cerebro) como una Matryoshka, las muñecas rusas, de las cuales la más pequeña es el cerebro y la más grande es el casco que lleva puesto. Las pruebas de laboratorio se dividen en varias pruebas: la prueba de impacto durante la cual el casco se deja caer libremente desde una altura de aproximadamente 3 metros y medio contra una especie de yunque, que puede tener diferentes formas y ángulos, proporciona diferentes velocidades de caída que simulan las fuertes desaceleraciones (en este caso más de 200 G) que podrían ocurrir en el contexto de un accidente en la pista.

La prueba de caída se realiza aplicando una carga de rotación 'hacia adelante' al casco después de fijarlo en la cabeza de un maniquí, una cabeza falsa que pesa aproximadamente 6 kg. Esta prueba le permite establecer un umbral dentro del cual se puede mover el casco, pero más allá del cual no tiene que deslizarse para que el piloto lo pierda.
Otra prueba importante en este sentido es la de la retención dinámica, que ve un peso de 23 kilos aplicado a una "mandíbula" falsa. También en este caso, la persistencia de esta fuerza que "tira" hacia abajo, permite establecer un estándar de seguridad estricto en caso de accidente y la presión anormal en la cabeza que puede generar.

La prueba de la mentonera (se proyecta una carga de 5 kg a gran velocidad desde el frente contra la mentonera del casco) y la prueba de penetración de la visera (una bala disparada desde la parte delantera por un rifle de aire comprimido en tres puntos diferentes de la visera a una velocidad de 500 Km / h - 138 metros por segundo) finaliza el procedimiento de prueba que también permite que un casco de karting obtenga la homologación de Snell. Recordamos que el que expiró el 31 de diciembre de 2018 es el Snell K2005 y el Snell SA2005. El Snell-K2010 (hasta el 31 de diciembre de 2023) y el Snell-K2015 más reciente, además del Snell CMR (2007 y 2016), siguen siendo válidos.

Homologación CMR: ¿qué es?

En los últimos años, dada la presencia generalizada de pilotos adolescentes y muy jóvenes en el karting, se ha introducido un nuevo criterio de homologación, dedicado a ellos. Hasta hace unos años, de hecho, los cascos fueron estudiados, desarrollados y probados solo para uso de adultos. Sin embargo, los cascos para adultos tienden a ser demasiado grandes y pesados para los más pequeños y así es como la FIA y Snell, desarrollaron una nueva homologación en la que se estudiaron nuevos tamaños y ajustes para los pilotos a partir de los 6 años. Por lo tanto, los cascos marcados con las homologaciones CMR (acrónimo de Children's Motor Sports) están específicamente diseñados para niños de hasta 15 años y son los únicos que se pueden usar en competición, pero también se recomiendan para aquellos que no compiten y comienzan a rodar en karts de pequeña cilindrada.

Created by: jomedas - 30/03/20

Navegar por Secciones

RACES

INTERVIEWS

ON THE TECHNICAL SIDE

FROM KART TO F1

OPINION

PRÓXIMAS CARRERAS

Newsletter

Stay tuned!
Inscríbete a nuestras newsletters