El "GRIP" (Parte 2): La presión de los neumáticos

- Garaje
El agarre depende del estado de la pista, del tipo de asfalto, de si el trazado es rápido o sinuoso, pero de manera determinante, de los neumáticos. De hecho, si bien poco podemos actuar en los primeros tres casos, podemos hacerlo mucho con las gomas.


En el anterior artículo (volver a leer) abordamos la importancia de la temperatura de los neumáticos en el grip de nuestro kart, en esta ocasión, nos ocuparemos de otro aspecto no menos importante: las presiones.

Los neumáticos utilizados en karting, sufren un fuerte cambio de forma en función de la presión interna, por lo que ésta, es un factor determinante a la hora de lograr un buen tiempo. Cuanto más aumenta la presión, mayor es la curva que se forma en la banda de rodadura, y menor la parte de ésta que descansa en el suelo.

En marcha, el neumático está sometido a muchos esfuerzos. En línea recta está sujeto a la fuerza centrífuga, por lo que sufre un cambio de diámetro y solo descansa la parte central en el asfalto. Todo esto es más pronunciado cuanto más rápida es la velocidad. En las curvas, se somete a una fuerza lateral, por lo tanto, la carcasa flexiona y se somete a una transferencia de carga en la parte externa de la curva, y habrá un aplastamiento en un lado y un levantamiento en el opuesto.

Todas estas fuerzas y movimientos causan una fricción molecular y crean un aumento de la temperatura que, en consecuencia, genera un aumento en la presión interna del neumático. El aire dentro del neumático puede alcanzar los 80 grados, por lo que es fácil entender que una hipotética presión inicial de 0.7 bar, tenderá a crecer rápidamente.

También hay que tener en cuenta el tipo de circuito, ya que aquellos muy revirados o con curvas que exigen mucho a los neumáticos, harán que éstos tengan un mayor tiempo de apoyo, lo que se traducirá en un mayor aumento de presión.

Es de vital importancia medir la presión en los 4 neumáticos inmediatamente después de que el kart se detenga (porque de lo contrario, los valores cambiarán notablemente), y anotar todo para luego, hacer una tabla donde veremos las variaciones de presión encontradas en los diversos cambios de reglajes.

También es importante tener un manómetro muy preciso, que en el caso de los analógicos, no supere una escala de más de 2.5 Bar, para mantener una buena precisión (es muy importante poder leer la décima de BAR).

Un neumático que se ha inflado a una presión inferior a la óptima, sufrirá un mayor desgaste en los hombros, con el consiguiente sobrecalentamiento y redondeo de los dos bordes, mientras que la parte central funcionará poco y mal.

Por el contrario, un neumático demasiado inflado, funcionará solo en la parte central, con un fuerte sobrecalentamiento solo en el centro, un mayor desgaste en esa área y dará la sensación de que el kart desliza, porque el punto de contacto se reducirá a un espacio pequeño.

En la regulación de la presión "correcta", se tendrá que tener en cuenta el clima. En un día muy caluroso, la presión inicial tendrá que ser mucho más baja que en un día muy frío, y además, será necesario reducir la presión de los neumáticos al final de la tanda, ya que tendrán una presión más alta, y viceversa, siempre teniendo en mente la nivelación de presión de las 4 ruedas.

Fuentes consultadas: Manuale del kart / Blog Superkart.it

Newsletter

Stay tuned!
Inscríbete a nuestras newsletters
Follow Us on Facebook