KARTING

EMOCION y PASION

FacebookTwitterInstagramYoutubePocketMags

Ángulo Ackerman, el gran "desconocido"

Ángulo Ackerman, el gran "desconocido"
Garaje

Si giramos el volante de nuestro kart, observaremos que las ruedas delanteras no desarrollan el mismo ángulo de giro, lo que se conoce como “efecto Ackerman”.

 
¿Qué es el Ackerman?

Podríamos decir que el ángulo Ackerman es uno de los “grandes desconocidos” del karting, a pesar de tener una importancia determinante e indispensable en la correcta funcionalidad del chasis y su direccionalidad. El Ackerman siempre está presente cuando actuemos sobre la dirección, incluso en parado: basta girar el volante cuando tengamos el kart subido en el carro, y comprobaremos que las ruedas delanteras no desarrollan el mismo ángulo de giro. De hecho, la rueda delantera interior, presentará uno claramente superior al de la exterior, apuntando más hacia el centro de la curva, hecho que se conoce como “efecto Ackerman”.
 
¿Para qué sirve? 
 
Como podemos ver en el dibujo, durante la ejecución de una curva, las ruedas externa e interna recorren círculos de diferente radio, debiendo por lo tanto asumir también una distinta inclinación con respecto al eje que las conecta al centro de la curva. Si las ruedas permanecieran completamente paralelas al girar, tal y como se muestra en la siguiente imagen, aquella del interior tendería a apuntar hacia el exterior de la curva, dificultando el giro y provocando que el kart sufriera de subviraje.



Y es aquí donde entra en juego en ángulo de Ackerman, ya que dotaría a la rueda interior de un mayor ángulo de giro respecto a la exterior, eliminado el problema descrito:



¿Cómo regularlo?
 
El ángulo Ackerman (más allá de las variaciones en la convergencia, camber o caster) viene determinado principalmente por los grados de inclinación de los “brazos” de las manguetas y sobre todo, de los puntos de unión de varillas que unen estos a la barra de la dirección. En los últimos años, diferentes fabricantes han desarrollado sistemas más o menos variopintos para incidir en la regulación del Ackerman, desde columnas de dirección regulables, placas intercambiables que permite fijar las varillas a la columna de dirección con tres geometrías diferentes y hasta karts dotados de doble barra de dirección. 


¿Cuándo modificarlo?
 
Parece evidente que el valor del ángulo Ackerman, tendrá una relevancia fundamental en el comportamiento del kart y su regulación por tanto, deberá ser 
tenida muy en cuenta si deseamos extraer el máximo partido a nuestro chasis. Como también es fácil de entender, el valor ideal del Ackerman vendrá determinado por diversos factores, tales el nivel de adherencia en pista o la dureza de los neumáticos, así como el tipo de trazado en el que rodemos: normalmente cuanto mayor sea el número de curvas lentas en el circuito, más generoso deberá ser el Ackerman que adoptemos.

OKKART srl © COPYRIGHT 2016 | P.IVA 02629390598 | PRIVACY POLICY