KARTING

EMOCION y PASION

FacebookTwitterInstagramYoutubePocketMags

¿Qué es el "camber"?

¿Qué es el "camber"?
Garaje

Entre las diversas medidas relativas a la geometría de cualquier vehículo de cuatro ruedas, incluido nuestro kart, hay una de la que oímos hablar a menudo: el camber.


El camber es uno de los ángulos característicos más importantes, ya que de él depende el correcto contacto de entre el neumátco y la pista durante la curva, y por tanto, el grip.

No hay duda de que es una medida muy a tener en cuenta a la hora de reglar nuestro kart y dar con el mejor set up, lo cual puede llegar a ser un tema bastante complicado, sobre todo para aquellos que tienen poca o ninguna experiencia en karting, ya que a diferencia de lo que muchos pueden llegar a pensar, las dificultades de su puesta a punto pueden compararse a la de los más sofisticados monoplazas. 
 
Ya que hablábamos de los monoplazas, podemos tomarlos como ejemplo (F-1 incluído) para observar cómo las ruedas delanteras tienen a menudo una inclinación marcada. Para ser más explícitos, la parte superior está más cerca de la parte correspondiente de la rueda en el otro lado que la parte que toca el suelo. Esta característica recibe en español el nombre de "caída", aunque cada vez más se usa el término inglés "camber".
 
Cuando las ruedas están inclinadas hacia el interior, es correcto hablar de caída negativa. Esta es la situación que nos interesa, la que realmente se da en un vehículo carreras moderno. Por lo tanto, es normal decir que el camber está algunos milímetros "abierto debajo", con el fin de identificar el ángulo negativo. 
 
Hoy en día los equipos de karting mejor equipados, utilizan sistemas de puntero láser para ajustar tanto el camber como el Toe-in. Herramientas útiles no sólo porque permiten ajustar las caídas de manera más rápida, sino también porque lo hacen de forma perfectamente simétrica en ambos lados, lo que es más difícil de conseguir si se utiliza el clásico metro: para "cuadradar" el set up de hecho, se necesita cruzar otras medidas, como por ejemplo la inclinación de la rueda no sólo respecto a la rueda opuesta, sino también respecto a los tubos del chasis. Aunque es en realidad una operación bastante simple, corremos el riesgo de volverla complicada y comprometer la correcta puesta a punto del chasis. 
 
Obviamente hablamos sólo de las ruedas delanteras, ya que en el kart el eje trasero no permite ningún ajuste angular de las ruedas. Ocupándonos por tanto únicamente en las ruedas directrices, el ajuste del ángulo de caída puede tener lugar tanto mediante las excéntricas situadas en los pernos de las manguetas - pero en este caso modificaríamos también el caster, algo que a lo mejor no queremos hacer - como mediante la adopción de diferentes manguetas con valores de ángulo distintos entre el "eje" en el que se inserta la rueda y aquel en el que se fija al chasis.
 
Independientemente del sistema que hayamos adoptado para ajustar el ángulo de caída, de la manera que consideremos más apropiada, ¿cuáles serán las consecuencias sobre el comportamiento del kart? 
 
Por norma general, al aumentar el camber (abriendo más las ruedas abajo), mejoraremos la entrada en curva, pero a mitad de la misma el grip será menor. Esta afirmación es correcta en si misma, pero no debe tomarse demasiado al pie de la letra...
El hecho es que, el verdadero efecto del ángulo de caída se presenta más en el punto medio de la curva. Como ya hemos mencionado, cuando las ruedas descansan sobre el suelo con más inclinación, ofrecen menos agarre (como si hubiéramos reducido la anchura de las ruedas delanteras), consiguiendo así "liberar" el tren delantero, pero sin los efectos negativos de esta operación. 
 
Por ejemplo, si quitamos espesores o disminuimos la anchura del eje delantero, tendríamos también menos dirección en la fase de entrada en curva, y el comportamiento global podría empeorar aún más por el hecho de que la rueda delantera interior "baja" menos (por una cuestión geométrica), lo que no ayuda mucho tampoco a la elevación correspondiente de la rueda trasera interna. El kart podría llegar a ser inconducible, incluso de manera exagerada, teniendo en cuenta lo "minúsculo" del ajuste realizado. 
 
Lo mejor en cualquier caso, es comenzar desde la configuración básica, la que el fabricante sugiere, y a partir de ahí realizar los ajustes en base al tipo de pista en la que rodemos, los neumáticos que montemos..etc, teniendo en cuenta la teoría geométrica del camber aquí explicada. 
 

OKKART srl © COPYRIGHT 2016 | P.IVA 02629390598 | PRIVACY POLICY