KARTING

EMOCION y PASION

FacebookTwitterInstagramYoutubePocketMags

Llega el frío - Aspectos técnicos a tener en cuenta

Llega el frío - Aspectos técnicos a tener en cuenta
Mecanica

Ahora que definitivamente el frío invernal parece llegar para quedarse, no hay por qué dejar que el karting se quede "congelado", basta tomar algunas precauciones para hacer frente a unas temperaturas más bajas.

 
La llegada del invierno es inevitable, y con este el descenso de las temperaturas. El piloto de karting está expuesto a los elementos y por lo tanto al frío, por lo que mientras algunos deciden dejar aparcado el kart durante una temporada, otros continúan saliendo a la pista en busca de vueltas rápidas y diversión. Si nos decidimos por lo último, es mejor realizar algunas operaciones, no solo para seguir sacando el máximo partido a nuestro kart, sino también para evitar sufrir algún accidente. Echemos un vistazo a un par de cosas que podríamos hacer.
 
Si nos encontramos con el típico día frío, casi con toda seguridad nuestro kart comenzará a patinar mucho más de lo que normalmente lo hace. Esto se debe a varias razones: los neumáticos no se calientan tanto como lo hacen en verano, o tardan más en alcanzar la temperatura adecuada. Ya sólo por esta razón seríamos más lentos por vuelta, y a una velocidad más lenta es más difícil cargar los neumáticos en el punto correcto para que se calienten adecuadamente. 
 
El primer consejo "mecánico" será por tanto permitir que los neumáticos trabajen con más intensidad. Podremos reducir la anchura de ejes (especialmente en el tren trasero) para que la fuerza centrífuga en curva transmita más peso y presión sobre la banda de rodadura. Con el mismo objetivo, podemos aumentar la altura del chasis desde el suelo, tanto en la parte delantera como trasera, y también la altura del asiento. En este ajuste básico también deben considerarse los bujes, y montar (si disponemos de ellos) unos más largos. Todo ello con cuidado, ya que algunos chasis y algunos ejes tienden a funcionar peor si no tienen suficiente "brazo de palanca" entre las ruedas y los cojinetes traseros, algo que podría influir sustancialmente en el comportamiento en pista del kart.
 
Por lo tanto, si hay problemas, podríamos comenzar a hacer algunos "experimentos", por ejemplo, trabajando en el tercer cojinete del eje y comprobar las reacciones que se obtiene mediante el bloqueo y aflojando del mismo. Esta es una operación bastante simple y sobre todo, una que permite comprobar rápidamente cuál es la mejor dirección a seguir, si buscar más rigidez o flexión en el área. Volvemos a insistir en el hecho de que, siempre debemos tener en cuenta que no todos los chasis reaccionan de la misma manera, y que las situaciones casi nunca son "coherentes" e inalteradas: a veces las condiciones son tales que se obtiene el efecto deseado haciendo exactamente lo contrario de lo que siempre habíamos hecho...
 
Para dar un ejemplo de reglajes en la antítesis con las "reglas de oro" del set-up, tomemos el camber: en condiciones normales, con karts (porque funciona de manera diferente con los coches), cuanto más rectas estén las ruedas. más agarre tenemos. Mientras que si tenemos camber negativo, es decir, inclinado hacia adentro, tienden a patinar. La cuestión es que es que a veces, cuando hace frío y las temperaturas son muy bajas, la banda de rodadura "descansa" sobre el asfalto, los neumáticos no están lo suficientemente "estresados" y por lo tanto no se calientan. Pero, si reducimos el área donde toca el suelo, aumentando la curvatura, el neumático está sujeto a más carga, por lo que logra calentarse y hay más agarre. Obviamente hay límites a esto, pero nos ayuda a ver cómo, a veces, debemos ser un poco flexibles con los "reglamentos de configuración". 
 
Siguiendo con el el tema de "ruedas", no nos olvidemos de que evidentemente la presión de los neumáticos tiene que ser adaptada. La razón es que la presión de trabajo, la misma que la rueda utiliza para trabajar cuando estamos en la pista, depende de cómo el aire dentro de la rueda se calienta (se expande). Así que cuanto más caliente es un neumático, más se expande el aire (un principio de la física) y aumenta la presión de los neumáticos. Para empezar, podríamos simplemente aumentar la presión por unos pocos puntos (décimas de bar), probar las ruedas cuando están calientes y comparar esa lectura con las tandas anteriores. Tampoco podremos compensar la diferencia de una sola vez, pero al menos se puede reducir a la mitad, y de este modo comprender el punto en el que estamos y lo que hay que hacer. 
 
De otros aspectos, técnicos (y no técnicos) a tener en cuenta durante la época invernal, seguiremos hablando próximamente.
 

OKKART srl © COPYRIGHT 2016 | P.IVA 02629390598 | PRIVACY POLICY